16 abr. 2017

bollos rellenos de chorizo para Pascua



Si hay una receta que nunca falta en mi casa en Semana Santa esa es la rosca, que no es más que una empanada rellena de chorizo y que por tradición se merienda en el campo la tarde de Pascua. Este año además de la tradicional, masa de pan enriquecida con huevos y manteca, he hecho esta versión en bollitos individuales, horneados dentro de un molde, y con una masa de pan sin manteca, ni huevos y este es el resultado...



ingredientes
250 g de harina panificable
3 cucharadas de aceite
una cucharadita de sal
una cucharadita de azúcar
125 g de agua
chorizo de sarta en lonchas













elaboración
Colocamos la harina en un bol junto con la sal y el azúcar y hacemos un agujero en el centro a modo de volcán. Añadimos el aceite y poco a poco el agua templada. Mezclamos con las manos o ayudándonos de una cuchara, y una vez que la harina haya absorbido todo el líquido la dejamos reposar bien tapada unos minutos y mezclamos todo de nuevo hasta formar una masa que se pega un poco a las manos. Volcamos esta mezcla a una superficie lisa y amasamos, girando y doblando la masa, hasta que se vuelva lisa, suave y muy manejable. Si en el amasado alternamos con pequeños reposos, con la masa bien tapada, el trabajo se simplifica, ya que el reposo amasa.
No todas las harinas absorben igual, por lo que puede que tengamos que ajustar la cantidad de agua o de harina.
Ahora sólo hay que dejar que la masa fermente, para ello, formamos una bola, la dejamos en un bol enharinado y la tapamos con un trapo durante una hora, o hasta que doble de volumen. 


Pasado ese tiempo volcamos la masa sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada. Damos a la masa un ligero amasado para desgasarla y la dividimos en porciones de unos 20 g cada una, pero esto ya va a gustos.
A continuación aplastamos un poco cada porción, colocamos en el centro unas rodajas de chorizo, cerramos los bordes del pan de fuera hacia dentro hasta cubrir el relleno y sellamos bien. Ponemos la parte fea del panecillo hacia abajo y lo voleamos un poco.
A medida que formamos los bollitos los colocamos en un molde de bizcocho. Dejamos reposar en un lugar cálido, bien tapados hasta que casi hayan doblado su volumen. Vamos precalentando el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo.
Una vez que hayan levado, los pincelamos con huevo batido, espolvoreamos con semillas de sésamo y los metemos en el horno, unos 15 minutos. Comprobamos que están cocidos y sacamos a una rejilla para que se enfríen.
De relleno podemos poner lo que más nos guste, jamón y queso, chocolate...




No hay comentarios: