9 mar. 2017

mantequilla casera (con nata sin fermentar)


Seguro que alguna vez al montar la nata se os ha cortado, a mí alguna vez que otra, y por desconocimiento esa nata iba a la basura, me faltaba algún paso más para conseguir una mantequilla en condiciones. Ahora que sé todos los pasos, es coser y cantar hacer mantequilla casera de lujo para mezclarla en muchas recetas de repostería, para freír a fuego lento cualquier pescado o para pochar todo tipo de verduras o para untar unas tostadas con mermelada, miel... a la hora del desayuno o merienda... y además vamos a conseguir un suero de mantequilla, buttermilk (sin fermentos), con el que hacer pan, bizcochos... y todo esto se consigue con un sólo ingrediente.


ingredientes
nata con materia grasa 35 %
sal (opcional)

















elaboración
Ponemos la nata bien fría en un recipiente hondo y empezamos a batirla con ayuda de unas varillas eléctricas. Si queremos que la mantequilla sea salada cuando esté montada añadimos un poco de sal y seguimos batiendo hasta que veamos que se separa el suero de la grasa. Colamos este suero y lo guardamos, la parte sólida, que es la mantequilla, la colocamos en un colador y la pasamos por agua fría para eliminar bien el suero. Amasamos un poco hasta tener una bola y la secamos con un poco de papel de cocina. Ya solo falta ponerla en un recipiente para darle forma y meterla en la nevera.



Como variación a esta la mantequilla tradicional, antes de que se endurezca, podemos aromatizarla con perifollo, pimentón, sal ahumada, cebollino, aceitunas, anchoas, ralladura de limón o naranja... Podemos hacerlo en porciones pequeñas para untar tostadas o tostas, o dar sabor a verduras, carnes... Los ingredientes tienen que estar bien picados y una vez mezclados conservarlos envueltos en film.
Esto también lo podemos hacer con la mantequilla del súper, tan solo hay que dejarla a temperatura ambiente para hacer bien la mezcla.



No hay comentarios: