27 ago. 2013

pastel de calabacín con mozzarella


El calabacín sigue siendo el protagonista indiscutible de nuestros menús estivales, y hoy en un pastel-pudin que al igual que los quiches es un plato a tener en cuenta, y que podemos hacer con antelación y comer tanto frío como caliente y que no necesita más acompañamiento que una buena ensalada.




ingredientes
1.300 g de calabacines
2 mozzarellas de 120 g
1 diente de ajo
3 huevos tamaño "L"
100 ml de nata
50 g de queso emmental rallado
aceite y sal
orégano, pimienta y perejil fresco picado









elaboración

Necesitamos un molde de borde alto y con un diámetro entre 20-22 cm, cubierto con papel de horno que engrasamos ligeramente. 
Cortamos las mozzarellas en rodajas y las ponemos a escurrir en un colador durante 15 minutos, por lo menos.
Mientras tanto limpiamos los calabacines y los pelamos (yo dejo parte con piel). Cortamos unos 350 g en láminas alargadas más bien finas, suficientes para cubrir el molde, las salamos y las pasamos un par de minutos por la sartén o plancha ligeramente engrasada. 



Troceamos el resto de calabacín en lonchitas como para hacer tortilla. Calentamos en una sartén un poco de aceite, añadimos el diente de ajo y en cuanto se dore ligeramente, anadimos el calabacín y lo salteamos  bien durante unos 10-15 minutos, no se tienen que deshacer, pero tienen que quedar bien secos, para evitar que después de cuajado desprenda agua. Sazonamos y añadimos perejil picado.

Batimos en un recipiente los huevos con la nata, el queso rallado, sal y pimenta.

Con las tiras de calabacín hechas a la plancha forramos el molde, tanto el fondo como las paredes, dejando que sobresalgan. En el fondo vamos poniendo las rodajas de mozzarella, que antes hemos condimentado con un poco de orégano, las cubrimos con los calabacines salteados, de nuevo capa de mozzarella y terminamos con otra de calabacín.




Para terminar echamos la mezcla de huevos y queso, agitamos el molde para que se meta bien por dentro y llevamos las tiras de calabacín sobrante hacia el centro del molde para que cubran parte del relleno.

Metemos en el horno precalentado a 180 ºC durante 50 minutos aproximadamente, hasta que veamos que esté bien cuajado. Dejamos enfriar ligeramente, desmoldamos y listo para servirlo con una buena ensalada.






No hay comentarios: