7 ene. 2013

tarta de cebolla


La cebolla es un ingrediente que no puede faltar en ninguna cocina, os habéis parado a pensar la de recetas que empiezan picando cebolla y poniéndola a pochar, muchas verdad? Al año son unos cuantos kilos los que podemos gastar... Pues la receta de hoy lleva y mucha, y por supuesto pochada, es una tarta que está deliciosa, si te gusta la cebolla claro está, menos mal que en casa no hay problema. Con una ensalada y un poco de pan una cena estupenda. Si quereis podeis cambiar el beicon por queso rallado tipo emmental o gruyere, o uno que funda bien y por supuesto poner beicon y queso a la vez.




ingredientes
1 lámina de pasta brisa
750 gr de cebolla picada
150 gr de beicon
1 bote de leche evaporada (410 gr)
4 huevos tamaño “L”
1/2 cucharadita de brandy
aceite, sal y pimienta











elaboración
Extendemos la lámina de masa brisa o quebrada y la colocamos en un molde engrasado pegándola bien a las paredes del molde para que tome bien la forma de este, recortamos la masa sobrante pasando un rodillo por los bordes del molde y la metemos al frigo durante media hora.
Pasado este tiempo sacamos el molde de la nevera, lo cubrimos con papel de hornear y ponemos unas legumbres encima para evitar que suba la masa. Lo metemos al horno precalentado a 180 ºC durante 10-15 minutos. Lo sacamos del horno, retiramos la legumbre, que guardaremos para posteriores usos en otros pasteles y dejamos enfriar un poco.




para hacer el relleno 
Ojo con la sal, tener en cuenta que el beicon salará ya bastante.
Calentamos el aceite en una sartén y ponemos a pochar a fuego suave la cebolla partida en juliana, salamos un poco y dejamos cocinar hasta que la cebolla este tierna y empiece a tomar un poco de color. La escurrimos.
En esa misma sartén con un poco de aceite salteamos el beicon troceadito y lo mezclamos con la cebolla una vez bien escurrido.
En un bol batimos los huevos, añadimos la leche, la cebolla, el beicon, la cucharadita de brandy y pimienta al gusto. Por supuesto probamos también el punto de sal.




Mezclamos todo bien y rellenamos con esta mezcla el molde que tenemos preparado. Lo metemos al horno precalentado a 180 ºC de 30 a 35 minutos, el secreto para que nos quede una tarta buena es no hacerla demasiado en el horno, el relleno deberá estar cuajado pero cremoso.
Para ahorrar tiempo la podemos preparar con antelación y calentarla en el momento de comerla y para que nos quede como recién hecha ponemos por encima un queso rallado de nuestro gusto que funda bien y la gratinamos.


No hay comentarios: