31 ago. 2012

cazuela de borrajas con bonito


Otra verdura que hemos consumido mucho este verano es la borraja, su limpieza da un poco de trabajo pues hay que quitarle los pelillos que tiene, pero una vez que se le coje el tranquillo es cosa fácil y rápida, no es necesario esmerarse mucho, ya que cuando están cocidas los pelillos se quedan en el agua y los que quedan se retiran con sólo pasar los dedos. La borraja se puede sustituir por pencas de acelga, calabacín o berenjena en lonchas.



ingredientes
400 gr de borraja cocida
2 latas de bonito
200 gr de salsa de tomate
100 gr de cebolla
50 gr de pimiento verde
50 gr de pimiento rojo
30 gr de harina
30 gr de mantequilla
350 ml de leche






elaboración
En una sartén ponemos a calentar un poco de aceite y sofreímos a fuego lento la cebolla finamente picada, tras unos minutos añadimos los pimientos picados en cuadraditos, salamos y dejamos que se haga.
Escurrimos, pasamos a un bol y lo unimos al bonito desmigado con 4 cucharadas de salsa de tomate casera (unos 100 g) y mezclamos todo bien.

Una vez limpias las borrajas, las cocemos en abundante agua hirviendo, durante 5 minutos, tras los cuales las escurrimos y las volvemos a poner al fuego, esta vez cubiertas con agua fría, y en el momento que hierva de nuevo ponemos sal y dejamos que terminen de cocerse, no tienen que quedar muy blandas.
Las repasamos un poco para que no quede ningún hilo y las escurrimos bien, hay que quitarles el máximo de agua para ello yo las pongo entre papeles de cocina y las presiono.




Para la besamel, fundimos la mantequilla, echamos la harina que cocinamos unos minutos, pero sin dejar que tome color. Vamos echando poco a poco la leche caliente sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, salamos y lo cocinamos unos minutos más hasta conseguir la consistencia adecuada, pero con cuidado de que no se nos queme.

Preparamos una salsa aurora mezclando 2-3 cucharadas de esta besamel (75 g) con unas 3 cucharadas de salsa de tomate (100 g).



Para montar el plato, en una cazuela que pueda ir al horno, ponemos una capa de salsa aurora y encima las pencas de borraja, las cubrimos con parte del relleno de bonito, cubrimos con besamel, y de nuevo borraja, capa de bonito, besamel... y terminamos con una capa de pencas de borraja que cubrimos con salsa aurora. Añadimos un poco de queso rallado y metemos a gratinar en el horno durante unos minutos.




30 ago. 2012

pisto a la bilbaina


Otra receta con calabacín y de nuevo en forma de pisto al que vamos a dar un toque diferente, esta vez añadimos huevos batidos al sofrito de verduras, como si de un revuelto se tratara, receta que se conoce como pisto a la bilbaina, el secreto del plato es dar el punto a las verduras y como no, dar el punto al huevo, que esté hecho pero que no nos quede demasiado cuajado, así nos quedará un plato más jugoso, aunque esto como todo va a gusto de cada cual. A la hora de presentar el plato se acompaña de unos panes fritos. 



ingredientes
350 g de cebolla
2-3 pimientos verdes (180 gr)
650 g de calabacín
aceite y sal
200 g de salsa de tomate
5-6 huevos
panes fritos

elaboración 
Una vez que tengamos hecho el pisto, podeis ver la receta aquí, sólo nos falta cuajar los huevos que podemos hacer echando todos a la vez en el pisto una vez escurrido, o podemos cuajarlos por tandas según las raciones que vayamos a preparar.



Así que batimos en un bol los huevos, no mucho, mejor que queden gelatinosos y añadimos el sofrito de verduras que hemos preparado.


Ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén y cuando esté bien caliente echamos la preparación anterior y lo vamos dando vueltas con la ayuda
 de una espátula o de una cuchara de madera hasta que el huevo esté cuajado, lo servimos enseguida acompañándolo de rodajas de pan frito, yo lo he hecho tostado para hacerlo más ligero.




29 ago. 2012

palitos de calabacín fritos



De nuevo verdura… y otra receta con calabacín, ahora es lo que toca, consumir la gran cantidad de calabacines que hay, y haciendo estos bastoncitos es una muy buena manera, ya que gustan a todo el mundo y ahora con el calor se comen mejor que el puré o la crema.

28 ago. 2012

vainas o judías verdes a la riojana



Las judías verdes son un alimento muy completo que no falta en nuestros menús del verano, es una suerte poder consumirlas recien recogidas y por ello hay que sacarlas el máximo partido, y como cuando llegan, llegan, hay que variar un poco la manera de prepararlas para no cansar al personal, con tomate es la manera que más gusta a los más pequeños pero hoy en lugar de cocinarlas y añadir el tomate a la hora de servirlas, ya están preparadas con tomate. También las podemos preparar hervidas, al vapor, con jamón, en ensalada, en purés…



ingredientes
500 gr de judías verdes
½ cebolla
1 diente de ajo
1 pimiento verde
½ pimiento rojo
1 tomate maduro
75 ml de salsa de tomate
50 ml de vino blanco
caldo de pollo o carne
sal y aceite




elaboración
Limpiamos las judías verdes, las quitamos las puntas y las hebras si las tuvieran y las partimos en trozos regulares.
Pelamos el tomate, para ello mejor si lo escaldamos, le hacemos un corte en forma de cruz en la base y lo metemos en una cazuela con abundante agua hirviendo durante unos segundos. A continuación lo refrescamos, lo pelamos y lo partimos en cuadraditos.
Limpiamos los pimientos, les quitamos el rabo, las semillas y los filamentos blancos de su interior y los cortamos en trozos pequeños.

Calentamos aceite en una sartén y sofreímos a fuego lento la cebolla y el diente de ajo finamente picado, tras unos minutos añadimos el tomate pelado y troceado, damos unas vueltas, incorporamos los pimientos y salamos.



Una vez que el sofrito esté bien ligado, ponemos todo ello en una cazuela junto con las judías verdes troceadas, el vino blanco y la salsa de tomate, lo cubrimos con el caldo y dejamos cocer hasta que estén tiernas. También podemos hacerlas en la olla.



fuente:del libro "recetas sencillas para novatos y cocinillas" de Xavier Gutiérrez



26 ago. 2012

ijada de bonito al horno


Con el verano también llega el bonito del norte, el rey de los túnidos, es un pescado azul cuyo nombre científico es “Thunnus alalunga”, que tiene unas aletas muy largas en forma de guadaña, de ahí su nombre “alalunga” y una carne muy jugosa y sabrosa, siempre y cuando evitemos cocinarla en exceso, necesita un tiempo de cocinado muy corto, podemos decir que ese es el Talón de Aquiles del bonito, el tiempo de cocinado.
El bonito se presta a hacer numerosos platos, como pudines, pinchos, patés, rellenos de empanadas, y es ingrediente de ensaladas, escabeches o guisos con patatas como el marmitako, un guiso tradicional y conocido en la cocina vasca.
La temporada del bonito, que va desde finales de junio a las primeras semanas de septiembre, se une a la temporada de los pimientos, verdes y rojos, a la del tomate y las cebollas, perfectos compañeros de este pescado, y con los que se elaboran platos para chuparse los dedos como el bonito con tomate, bonito encebollado, marmitako, bonito en piperrada, bonito con pisto…




Del bonito se aprovecha todo, pasa como con el cerdo, según el plato que vayamos a preparar compraremos rodajas, más o menos gruesas para salsa, el cogote, para marmitako y la ijada para plancha, parrilla o horno.
La receta de hoy es la ijada también llamada ventresca o mendresca que es la “barriga” del bonito y va desde el cuello hasta el vientre. De carne blanca y finas vetas de grasa, tiene una textura suave y ligeramente untuosa, y se lamina con mucha facilidad como podéis ver en las fotografías. Para mí y para los de casa sin duda la mejor parte del bonito, aunque no sea la más bonita, y como más nos gusta es preparada al horno, un auténtico manjar, os animo a probarla, además también la podemos preparar a la plancha o a la parrilla.



ingredientes
1 ijada de bonito
aceite
sal
400 gr de patatas
1/2 cebolla













elaboración 
Pelamos las patatas, las lavamos, secamos y cortamos en rodajas finas como para tortilla, además pelamos y cortamos en rodajas finas la cebolla la cual freímos junto con las patatas en aceite no muy caliente y a fuego suave.
Cubrimos con ellas el fondo de la bandeja de horno y colocamos encima la ijada sazonada por ambas partes, añadimos un hilillo de aceite por toda ella y la metemos al horno precalentado a 220 ºC durante 10-15 minutos, según sea el tamaño de la ijada, esta en particular pesaba cerca de los 800 gr y ha estado 15 minutos, aunque también hay que tener en cuenta el horno de cada uno.




Yo la preparo tal cual, sin ningún sofrito, y acompañada bien de unos pimientos verdes fritos o de unas guindillas en tempura o fritas.



23 ago. 2012

pimientos del piquillo rellenos de carne picada
en salsa de setas


Este es otro de esos platos en el que con una pequeña variación en uno de sus ingredientes tenemos un plato totalmente distinto, y es que los pimientos del piquillo los podemos rellenar con infinidad de productos distintos desde la tradicional carne picada hasta el marisco, pasando por el pescado, las verduras… y si además del relleno le cambiamos la salsa…


ingredientes 
500 gr de carne picada 
1 cebolla
1 pimiento verde pequeño
un trozo pequeño de pimiento rojo
1 puerro pequeño
1 zanahoria
1 diente de ajo
25 gr de harina
200 ml de leche
50 ml de caldo de pimientos
24 pimientos del piquillo
harina para rebozar
huevo batido
pimienta, sal y aceite

salsa de setas



elaboración

Con estas cantidades yo he rellenado dos docenas, en salsa sólo he puesto la mitad, el resto los he congelado, y los pondré otro día con una salsa diferente.
Para congelarlos, los colocamos encima de una superficie dura, separados unos de otros para que no se toquen y se meten al congelador, una vez congelados se ponen en un tupper o en una bolsa, sacamos bien el aire y de nuevo al frigorífico.




Ponemos a escurrir los pimientos del piquillo, por supuesto el caldo no lo tiramos. 
Para preparar el relleno, en una sartén grande calentamos un poco de aceite, y ponemos a pochar a fuego suave la cebolla, el puerro, los pimientos, el ajo y la zanahoria, todo muy bien picadillo y salamos. Si hay algún pimiento del piquillo roto, es el momento de añadirlo bien picado.
Cuando tengamos la verdura bien pochada, añadimos la carne picada salpimentada, yo he usado carne picada de ternera mezclada con un poco de cerdo, la rehogamos bien y la mezclamos con las verduras. También quedan muy ricos usando carne de cocido. Cuando la carne pierda el color rosadito, espolvoreamos la harina por encima, la cocinamos un poco y vamos añadiendo la leche caliente poco a poco, sin dejar de remover, no nos tiene que quedar una masa demasiado espesa. Probamos, si hace falta añadimos un poco más de sal y la dejamos templar.



Rellenamos los pimientos con ayuda de una cucharilla, los pasamos por harina y huevo batido y los freímos. Los escurrimos y los vamos colocando encima de la salsa, que hoy es de setas. Damos un hervor a la cazuela y listo para presentar.



salsa de setas


Salsa perfecta para acompañar pasteles de verdura, carnes, pasta… Hoy he utilizado setas variadas congeladas, pero con champiñones queda también estupenda, y si sois de ir al monte y sabéis algo de ellas pues mejor que mejor, pero para eso hay que esperar.


ingredientes
½ cebolla
1 diente de ajo
200 gr de setas variadas
10 gr de harina
1 cucharada de coñac
350 ml de caldo
100 ml de nata
aceite y sal










elaboración

Ponemos aceite a calentar en una sartén, echamos en ella la cebolla junto con el ajo bien picados, un poco de sal y lo sofreimos hasta que la cebolla esté tierna pero sin dejar que tome color. Añadimos las setas sin descongelar y las rehogamos, soltarán agua que dejaremos que se consuma, momento que espolvoreamos la harina, damos unas vueltas para que esta se cocine un poco y añadimos el coñac y el caldo de carne o de verdura, si no tenemos bastará con agua a la que podemos añadir un trozo de pastilla de caldo. Dejamos cocer a fuego suave hasta que las setas estén tiernas. Rectificamos de sal, pasamos la salsa, podemos dejar unas setas para adornar, añadimos la nata y dejamos cocer unos minutos más. También podemos dejar la salsa sin pasar, por ejemplo para hacer con pasta.



21 ago. 2012

tortilla paisana


La tortilla es un plato muy popular en nuestra cocina, ¿habeis pensado cuantas variantes se pueden hacer?, la lista es bien larga verdad, pues al huevo batido se le puede añadir un sinfín de ingredientes, casa con todo y además soluciona una cena, una comida fuera de casa, el bocadillo del partido… Así que para ir aumentando esa lista hoy toca una tortilla paisana, tortilla a la que además de llevar patata le añadimos jamón o chorizo y diferentes verduras (al gusto de cada uno) y aprovechando que estamos en plena temporada de pimientos y calabacines…



ingredientes
8 huevos
350 gr de patatas
300 gr de calabacín
75 gr de pimiento verde
100 gr de champiñones rehogados
100 gr de pimiento rojo
75 gr de guisantes
50 gr de chorizo
150 gr de cebolla
aceite y sal


















elaboración
Es ideal para aprovechar verdura que tenemos rodando por la nevera, así que tanto la verdura como las cantidades que he puesto es un poco orientativo, podemos cambiarlo a nuestro gusto e ir variando.

Limpiamos los champiñones y los salteamos en una sartén con aceite y un diente de ajo. Mientras cocemos los guisantes en una cazuela con agua y sal, los escurrimos y reservamos. Partimos el chorizo en daditos y lo salteamos.
En una sartén con aceite ponemos a freir las patatas, cuando estén blanditas las sacamos y las escurrimos.





A continuacion ponemos a pochar la cebolla y los pimientos partidos en daditos. Salamos y cuando esté todo bien pochado, añadimos el calabacín también cortado en dados y rehogamos todo bien. Cuando el calabacín esté blandito pero no deshecho, añadimos los guisantes, las patatas y los champiñones, y dejamos cocinar todo unos minutos. Probamos y si hace falta añadimos sal.
En un bol batimos los huevos ligeramente, para evitar que nos salga espumilla, ya que esto restaría jugosidad a la tortilla. Añadimos la verdura bien escurrida y los taquitos de chorizo y mezclamos bien todo.
Ponemos un poco de aceite en una sartén y cuando esté bien caliente cuajamos la tortilla, la hacemos más o menos hecha según el gusto de cada cual.






19 ago. 2012

gazpacho de lechuga


De nuevo otra receta con la lechuga como protagonista y como veis no es una ensalada, esta vez es una sopita fría, otra idea bien refrescante para afrontar de manera saludable las altas temperaturas que tenemos estos días y una manera estupenda de aprovechar las hojas de un verde más fuerte, que a menudo tiro a pesar de ser las más ricas en vitaminas y minerales.


ingredientes
100 gr de lechuga variedad Batavia
1 yogur natural
1 pepinillo en vinagre grande
1 huevo cocido
100 ml de agua
50 gr de miga de pan
20 ml de vinagre balsámico
60 ml de aceite de oliva
sal y pimienta









elaboración
Ponemos el pan a remojo en agua fría, lavamos la lechuga y la escurrimos. Colocamos en el vaso batidor la lechuga, el yogur, el pepinillo, el huevo cocido, la miga de pan y el agua y trituramos hasta tener una crema homogénea. 
Salpimentamos, y aliñamos con aceite y vinagre, rectificamos de sal si es necesario y lo ponemos a enfriar.





fuente: eroski consumer

17 ago. 2012

pisto


El pisto es un plato propio de los meses de verano, pues es cuando sus ingredientes están en su mejor momento, en plena temporada.


14 ago. 2012

limonada


Que mejor manera 
que un buen vaso de limonada bien fría para apagar la sed e hidratarse en estos dias de calor. La cantidad de azúcar y de limón se puede cambiar dependiendo de los gustos de cada uno, también hay que tener en cuenta el tamaño y la acidez de los limones, es cuestión de cogerle el punto.

ingredientes

1 litro de agua helada
3-4 limones
175 gr de azúcar glas


elaboración

Ponemos vaso y medio de agua con el azúcar a fuego suave, (el resto la mantenemos bien fría). Cuando rompa a hervir, agregamos la piel de dos limones cortada en tiras (por supuesto bien limpia y sin trozos blancos). Dejamos hervir durante 5 minutos y lo retiramos del fuego. Lo colamos y dejamos templar.



Incorporamos el resto de agua y el zumo colado de los limones. Lo removemos bien y lo ponemos a enfriar.
También podemos ponerlo en un recipiente, mejor metálico, y meterlo en el congelador, removiéndolo de vez en cuando hasta obtener la consistencia de un granizado, para la próxima vez lo intentaré hacer en la heladera, ya os contaré como queda.
Otra opción es hacerla con gaseosa (aquí cuidado con el azúcar, se necesita menos cantidad), de cualquier manera, al final tenemos un refresco muy natural y a buen precio.








12 ago. 2012

helado de frambuesa




Con los helados me pasaba como con el pan, siempre pensé que hacerlo en casa sería muy complicado y la verdad es que no lo es, tan sólo es cuestión de tener los ingredientes y ponerse a ello. Aunque no es necesaria la heladera, hay que reconocer que facilita el trabajo, así que aproveché una oferta y ya la tengo entre mis cacharros de cocina, ahora sólo queda sacarla buen partido, y en ello estoy ya que aparte de este de frambuesa, ya hemos probado de chocolate, de limón, de avellanas y alguno más seguro que cae.

Asi que aprovechando las frambuesas de casa y después de hacer mermelada para la temporada busqué recetas por la blogosfera y me decidí por la de Ana del blog La Cocinika De Ana, con un resultado bueniiiisimo, menudo helado más rico y la de posibilidades que tiene ya que sólo hay que cambiar la fruta, ya estoy deseando que maduren las ciruelas, las fresas, las moras…


ingredientes
250 gr de frambuesas
200 gr de nata de montar
1 yogur griego
2 cucharadas de mermelada de frambuesa
50 gr de azúcar
30 gr de azúcar invertido





elaboración
Lavamos las frambuesas y las ponemos en un cazo junto con el azucar, a fuego suave hasta tener un puré, que pasamos por un colador para eliminar las pepitas y dejamos enfriar. 

Montamos la nata, que debe de estar bien fría.

En un bol ponemos el yogur griego junto con el azúcar invertido, la mermelada de frambuesa y el puré de frambuesa, mezclamos bien y vamos incorporando la nata montada con suaves movimientos envolventes, para que no se baje. Esta mezcla se tiene que enfriar bien, por lo que la pondremos unas cuantas horas en el frigo.
Una vez bien fría es el momento de ponerla en la heladora, la ponemos en funcionamiento según las instrucciones hasta que tener la consistencia deseada, tras lo cual
 se vierte en un molde y se guarda bien tapado en el congelador.







mermelada de frambuesa


Una de las cosas que nunca falta en mi fondo de despensa es la mermelada, de ciruela, moras, melocotón, pera, frambuesa… ya que es una buena forma de conservar la fruta de temporada, yo la preparo utilizando fruta de la huerta o recogida en el campo, como las moras. 
Unas frutas gelifican mejor que otras dependiendo de la peptina que tengan y dependiendo del grado de maduración por lo que usaremos más o menos azúcar. Hoy toca de frambuesas, que después usaré en postres, para el desayuno e incluso como guarnición de carnes. No es nada complicado, merece la pena ponerse a la tarea.




ingredientes
1 kg de frambuesas
750 gr de azúcar
1 cucharada de zumo de limón
un poco de peladura de limón

elaboración
Limpiamos las frambuesas sin sumergirlas en agua, las ponemos en una cazuela junto con el azúcar, el zumo de limón y la peladura de limón y lo dejamos macerar durante tres horas.
Mientras, esterilizamos los tarros y las tapas, para ello los hervimos durante 15 minutos en una olla amplia y los ponemos a escurrir boca abajo sobre un paño de cocina limpio hasta que se enfrien. Si estos tarros llevan arandelas de goma, estas deben de ser nuevas y escaldarlas en agua hirviendo antes de utilizarlas.

Quitamos la peladura de limón, ponemos la cazuela donde está macerando la fruta al fuego y lo cocemos durante unos 25 minutos, removiendo con una cuchara de madera. Para saber el punto de la mermelada, ponemos una cucharadita en un plato y lo metemos en el frigo. Una vez esté frio, si al inclinar el plato la mermelada se arruga, está en su punto. Si gotea, deberemos prolongar la cocción y volveremos a hacer la prueba pasados unos minutos.




Lo dejamos enfriar y con ayuda de un cazo vamos rellenando los tarros hasta llegar casi al borde. Limpiamos el borde y los cerramos inmediatamente. A continuación, cocemos los tarros, que colocamos en una cazuela grande en cuyo fondo hemos colocado un trapo doblado en cuatro para que no estén en contacto con el fondo y entre ellos colocamos otro trapo, para evitar que se golpeen. Los cubrimos con agua templada y los dejamos hervir durante 20 minutos (contados desde que comienza a hervir el agua). Los dejamos enfriar en el mismo agua y no los sacamos hasta que estén totalmente fríos, una vez fríos, los sacamos, los etiquetamos y ya los podemos guardar. 




azúcar invertido



Es un ingrediente que aparece en la elaboración de algunos helados y que sirve para que estos queden cremosos. Es muy fácil de hacer y además se puede utilizar en la preparación de bizcochos, masas fermentadas…


ingredientes
150 gr de agua
350 gr de azúcar
gasificante de repostería (yo uso Hacendado)

   -1 sobre blanco de ácido málico y tartárico
   -1 sobre morado (de bicarbonato sódico)

elaboración
Ponemos a calentar en un cazo el agua junto con el azúcar, en el momento que comience a hervir (80ºC) lo retiramos del fuego y añadimos el sobre blanco, dejamos templar hasta 60ºC, yo como no tengo termómetro, lo hago a ojo y tras esperar unos 8-10 minutos, añadimos el sobre morado, removemos bien y dejamos enfriar. Lo metemos en un tarro y ya tenemos azúcar invertido para unos cuantos helados, que por el momento es para lo único que lo he utilizado, pero ya os digo se puede usar para otras cosas como bizcochos o masas fermentadas, Manu en su blog lo explica más a fondo. A temperatura ambiente se conserva entre 10-12 meses.



9 ago. 2012

unas cuantas maneras de comer conejo

El conejo es una carne que ya nuestros antepasados prehistóricos la consumían, ahora lo habitual es comprarlo en carnicerías y criados en granja, cuando no hay más, contigo...
Tiene una carne muy rica y con pocas grasas (siempre que se cocine con poca grasa). Es tierna y fácil de masticar, sobre todo si se cocina en salsa o estofada, tambien es verdad que tiene muchas fibras musculares por lo que puede resultar indigesta a personas con el estomago delicado. Es una buena fuente de proteinas, minerales y vitaminas, y se presta a múltiples preparaciones. Se puede elaborar al horno, guisado, estofado, frito o a la parrilla, admite muchas guarniciones e incluso puede formar parte de un arroz, de unas patatas... y ademas está al alcance de cualquier bolsillo.

En casa nos gusta, y como prueba un botón, aquí os dejo unas cuantas maneras de comerlo, tener a mano una buena ración de pan. 

La foto os llevará a la receta, espero que os gusten.


popietas de conejo con manzana

guiso de conejo al vino blanco
conejo en salsa con chocolate

conejo frito con ajos


conejo asado con ajos, mostaza y perejil

guiso de conejo con majado



conejo guisado al vino blanco



ingredientes
1 conejo
3 zanahorias pequeñas
1 cebolla
1 puerro
2 dientes de ajo
300 gr de champiñones
una pizca de tomillo seco
una ramita de perejil
1 hoja de laurel
1 vaso de vino blanco
un chorrito de cognac
sal y pimienta
harina
aceite

elaboración
Lo primero limpiamos y troceamos el conejo en trozos más o menos iguales, esto se lo podemos pedir al carnicero o sino hacerlo nosotros mismos. Salpimentamos los trozos, los pasamos por harina y los doramos en una sartén por tandas. A medida que los trozos estén bien dorados los colocamos en una cazuela amplia. 



En esa misma sartén y en el aceite sobrante, sofreimos unos minutos la verdura bien picadita (salvo los champiñones que los haremos por separado) y la añadimos a la cazuela. Rehogamos el conjunto y añadimos el perejil picado, el laurel, el tomillo, y a continuación el vino blanco y el cognac. Tapamos la cazuela y dejamos cocer a fuego suave hasta que la carne esté tierna (si se queda seco el guiso, añadimos un poco de agua).



Para terminar añadimos los champiñones previamente salteados y dejamos que todo el conjunto se cocine unos minutos más para que los sabores se integren.



conejo frito con ajos


ingredientes
1 conejo
perejil fresco
6 dientes de ajo
aceite y sal
zumo de limón (opcional)

elaboración
Limpiamos el conejo y lo partimos en trozos más o menos iguales, (podemos pedir al carnicero que nos lo parta). Sazonamos los trozos. En una sartén ponemos aceite a calentar y lo vamos friendo dejando que se doren poco a poco, según los tengamos los sacamos a un plato.



En esa misma sartén y con el aceite restante añadimos el ajo muy picado y el perejil también picado, a fuego muy bajo para que no se quemen, añadimos los trozos de conejo frito y damos unas vueltas a todo para que el ajo impregne bien la carne. A la hora de comerlo podemos añadir un poco de zumo de limón. Para comer con los dedos y ponerse morado.




7 ago. 2012

crema de calabacín con chaca (surimi, palitos de cangrejo)



De nuevo una crema bien rica, que podemos tomar fría, templada o caliente, así que va perfecta para cualquier estación y ocasión. Y como veis otra verdura que está en plena temporada, y con todos los que hay en la huerta… me parece que van a dar mucho de sí tanto en cantidad como en variedad de recetas para que no nos cansemos de comerlo siempre igual. Y para ello en esta ocasión a una receta tan popular como es la crema de calabacín la hemos dado el toque de la crema de chaka. Podemos cambiar la chaka por gambas o langostinos y tendremos otra crema también muy rica, esta la dejamos para otro día.