30 abr. 2011

brick de morcilla con puré de berza

Hoy un plato con morcilla, bien rico, que con el crujiente de la pasta brick queda perfecto para un aperitivo.
Se puede utilizar tanto morcilla de arroz como de verdura, en casa usamos más la de arroz que por supuesto nos encanta, además el abanico para prepararla es tan amplio que es una gozada comerla, en croquetas, frita, con pimientos...





ingredientes 
pasta brick
1-2 morcillas de arroz (según tamaño)
1 cebolla
4 huevos de codorniz
1 huevo
aceite
sal
cebollino
1 patata
1/4 de berza


elaboración 

Poner la morcilla en una bandeja de horno con un poco de aceite a 180º durante 10-12 minutos.
Mientras se asa la morcilla ponemos a pochar la cebolla en una sartén con un poco de aceite y sal.
Quitamos la piel a la morcilla, la desmigamos y la mezclamos con la cebolla pochada.
En la pasta brick ponemos un poco de la mezcla de cebolla y morcilla y hacemos unos paquetitos. Los freimos en abundante aceite caliente y los escurrimos bien sobre papel de cocina.



Para hacer los saquitos
En la mezcla de cebolla y morcilla añadimos las claras de los huevos de codorniz, lo mezclamos bien y dejamos que se hagan un poco. En la pasta brick ponemos un poco de esta preparacion, formamos el paquete y antes de cerrarlos ponemos la yema del huevo de codorniz encima, atamos los paquetitos con un trozo de cuerda de cocina y los colocamos en una bandeja de horno engrasada que introducimos en el horno previamente precalentado a 180º C durante 8-10 minutos, la pasta tiene que quedar doradita. Quitamos la cuerda y ponemos cebollino.


Para preparar el pure de berza, ponemos a cocer una patata y la berza troceada en agua caliente y sal, durante 18-20 minutos. Retiramos el agua, pero no la tiramos y lo trituramos, tiene que quedar ligero por lo que si se necesita añadimos más caldo de la cocción.



Otra con morcilla
pudin de morcilla con berza

28 abr. 2011

pencas de acelga rellenas en salsa


De nuevo otra receta con pencas de acelga, queda claro que en casa se comen muchas acelgas, ahora hay en la huerta, están preciosas y como tienen unas pencas tan buenas… el rellenarlas es la manera que más nos gusta para comerlas. El verde de la acelga lo suelo poner con patatas y aquí sí que hay alguna protesta pero se echa una carga de salsa de tomate y…

ingredientes 

pencas de acelgas
jamón serrano en lonchas
queso en lonchas 

huevo
harina
aceite
agua
sal

para la salsa 
cebolla pequeña
1 cucharadita de harina
3 dientes de ajo
un trozo de pimiento verde
un trozo de pimiento rojo
1 yema de huevo cocida
1 cucharadita de tomate
caldo de cocción
perejil
vino blanco

elaboracion 
Separamos las pencas de las hojas verdes de las acelgas. Las quitamos los hilos, y las ponemos en la olla con abundante agua caliente y sal. Tapamos y cuando suba la válvula o empieze a salir el vapor según la olla contamos 4 minutos. Si las cocemos sin tapar necesitarán unos 20 minutos. Antes de escurrir comprobamos que están cocidas pinchándolas con la punta de un cuchillo, el filo de éste las tiene que atravesar con facilidad. Una vez cocidas las dejamos escurrir y templar.

Para rellenarlas, en lugar de utilizar dos pencas vamos a utilizar sólo una, que doblaremos por la mitad después de rellenarla.




Sólo ponemos el jamón y el queso en una parte, doblamos la penca sobre el relleno y la pasamos por harina y huevo batido. Haciéndolo así me parecen más manejables a la hora de prepararlas. Las freimos en aceite bien caliente y las pasamos a una cazuela amplia.

Para preparar la salsa 
En una sarten con aceite ponemos a pochar una cebolla pequeña, los dientes de ajo y los pimientos, todo bien picadito. Sazonamos. Cuando lo tengamos añadimos una cucharadita de harina, que cocinaremos un poco. Añadimos caldo de la cocción de las pencas y un chorretón de vino blanco. Lo cocinamos durante 5 minutos, ponemos una cucharada de salsa de tomate y una yema de huevo duro aplastada. Todo esto lo echamos sobre las pencas rebozadas y lo dejamos cocer unos minutos, si vemos que la salsa espesa mucho, añadimos más caldo o agua. Probamos y si es necesario añadimos un poco de sal.



Otras recetas de pencas rellenas:







26 abr. 2011

tortilla de cebolla


Tortilla muy rica y fácil de preparar, hecha con ingredientes básicos que no nos faltan casi nunca, la podemos hacer usando cebolletas, cebolla roja o blanca. Además podemos añadir perejil a la cebolla cuando esté escurriendo.



ingredientes
1 kilo de cebollas
8 huevos
aceite
sal










elaboración
Picamos la cebolla en trozos pequeños y la ponemos a pochar en una sartén con aceite y sal. La cebolla se nos tiene que caramelizar, para ello la ponemos a fuego fuerte durante 15-20 minutos, con cuidado de que no se queme y a continuación bajamos el fuego durante al menos otros 35-40 minutos. La escurrimos.



En un bol batimos los huevos, no demasiado, mejor que queden gelatinosos. Añadimos la cebolla y mezclamos todo. Ponemos al fuego una sartén con un poco de aceite, echamos esta mezcla y la cuajamos, primero por un lado, cuando esté la damos la vuelta para que se haga por el otro lado.






24 abr. 2011

pimientos del piquillo rellenos de setas y langostinos



Es bueno tener en la despensa o en el congelador unos pimientos, bien sean para rellenar, para preparar alguna salsita o para prepararlos confitados.
Para rellenar se pueden utilizar bien los pimientos del piquillo o los pimientos del pico (más grandes y carnosos pero con menos sabor) y para rellenar se pueden hacer prácticamente de lo que queramos. En este caso he utilizado auténticos pimientos de Lodosa, de primera, fueron un regalo de una conocida. Estaban fantásticos. 

El trabajo que llevan es menos de lo que a simple vista parece, además se pueden dejar hechos de víspera e incluso tenerlos congelados de manera individual.


ingredientes
12 pimientos del piquillo
500 gr de setas
20 langostinos
harina
leche
1 ajo
1 cebolleta

para la salsa de piquillos

aceite
3 cucharaditas de harina
250 ml de leche
caldo de los pimientos (60 ml)               

50 gr cebolleta




elaboración
Lavamos y escurrimos bien las setas. En una sartén ponemos a pochar la cebolleta y un diente de ajo en unas 4-5 cucharadas de aceite. Cuando lo tengamos añadimos las setas cortadas y las rehogamos hasta que se evapore el agua que sueltan, momento en el que ponemos los langostinos pelados y troceados, cuando se pongan rosaditos espolvoreamos una cucharada de harina, que rehogamos unos segundos, echamos la leche caliente y mezclamos todo muy bien. Dejamos que se cocine unos 5 minutos, no nos tiene que quedar muy espeso.


Con esta masa y con una cuchara vamos rellenando los pimientos, si se rompe alguno lo aprovechamos para la salsa, e iremos colocándolos en una fuente apta para el horno.
Vamos precalentando el horno a 180 ºC.



Para hacer la salsa de piquillo, ponemos a pochar un poco de cebolla, añadimos la harina que rehogamos un poco pero sin que llegue a tomar color y añadimos el caldo de los pimientos y la leche, cocinamos durante 5 min., después vamos incorporando unos pimientos (la cantidad de pimientos según el gusto más o menos intenso que queramos) y dejamos cocinar otros 5 minutos. Lo pasamos por la batidora y si queremos más fino por un colador. Ponemos un poco de esta salsa por encima de los pimientos que hemos rellenado y los metemos al horno durante 12-15 minutos.






21 abr. 2011

pizza cuadro



Con estas riquísimas pizzas participamos en el concurso mami, papi...yo también, que este mes de abril organiza nuestra amiga Ane del blog Top Secret.
Esta vez tratandose de pizza han participado mis dos hijos, desde que se enteraron, tuvieron claro que es lo que querían hacer.
Según el pequeño las suyas llevan pocos ingredientes pero como dice el “ a ver ama quién tiene que hacer las pizzas?, así que aquí teneis sus pizzas.

Lo de hacer estas pizzas-cuadro, se lo han currado entre los dos, no han dejado nada a la improvisación, se han hecho sus bocetos, les ha tenido muy entretenidos pensando en los colores e ingredientes y además cada uno lo ha hecho en días diferentes, así hemos tenido dos cenas extras y como lo han visto tan fácil y les ha salido tan bien, han dicho que otro día repetirán.
Aquí están las que hizo el pequeño, las del mayor ha querido participar desde su propio blog blog haudabloga, al final os pongo las fotos, para saber como las hicimos, lo dicho pasaros por su blog.


elaboración
250 g de harina para pizza
1 cucharadita de sal
125 ml de agua templada
3 cucharadas de aceite de oliva
salsa de tomate
queso rallado emmental
pepinillos
jamón cocido
tiras de pimiento verdes
huevo patatas fritas
aceitunas

elaboración
En un bol ponemos la harina y la sal, echamos el agua y mezclamos con una cuchara durante un minuto. Añadimos el aceite, mezclamos y lo amasamos durante 1 ó dos minutos más sobre una superficie lisa. Esta harina ya lleva levadura incorporada. Hemos dividido la masa para dos pizzas.



Untamos la placa de horno con un poco de aceite, ponemos las bolas de masa encima, las tapamos con un trapo y dejamos reposar durante 25 minutos por lo menos en un sitio templado.


La masa crecerá. Retiramos una bola a otra bandeja.

Precalentamos el horno a 220º.
Con la mano extendemos la masa, dando la forma que se desee y se van colocando los ingredientes.


Se introduce en el horno durante 15-20 minutos o hasta que veamos que la masa está  lista.

Haciendo la pizza sol



Esta se nos tostó un pelín, afectó un poco al huevo, pero el resto estaba muy, muy buena, no dio tiempo a sacar un corte para que vierais como quedó la masa. 

Para ver como hicimos esta pizza del escudo del Athetic y la pizza del reloj sólo teneis que ir al blog haudabloga


pizza escudo del Athletic de Bilbao

pizza reloj

20 abr. 2011

almejas en salsa verde



Hoy, sin más, las he preparado en salsa verde. Pero combinan muy bien con verdura, por ejemplo con alcachofas, con legumbre, con arroz, con pasta, pescado o sea con casi todo, dando a los platos un sabor muy rico.

ingredientes
500 gr de almejas
2-3 dientes de ajo
un chorretón de vino blanco
una pizca de harina
125 ml de agua
perejil picado
aceite                                              

elaboración                 

Las almejas las ponemos en agua con sal, para que suelten la arena que puedan tener, luego las lavamos bien.

En una cazuela ancha ponemos 3-4 cucharadas de aceite a calentar, añadimos los dientes de ajo picados. Cuando el ajo comience a moverse, echamos un poco de harina que cocinamos, mezclándola bien con el aceite.

A esto le ponemos un chorretón de vino blanco y el agua, con lo que nos sale una besamel que cocinamos un minuto y a continuación añadimos las almejas, las tapamos y a medida que se van abriendo, las pasamos a un plato para que no se hagan demasiado porque se endurecen. Si vemos que alguna se resiste y no se abre, directamente la retiramos. Una vez todas abiertas las metemos en la salsa, espolvoreamos con perejil y todos a comer sin demora.





Plato bajo en calorias y grasas, es rico en proteinas, hierro y vitaminas del grupo B. Muy recomendable para personas con anemia y especialmente para personas que necesitan un aporte extra de hierro, durante el embarazo, durante la lactancia, personas con poco apetito, con malas digestiones y para personas que practican deportes intensos.



19 abr. 2011

puerros en vinagreta


En mi casa el cocido de garbanzos siempre lleva puerros enteros a parte de otras verduras, pero lo de los puerros es para luego ponerlos en vinagreta. Pero hoy no forman parte de ningún cocido, sino que como hay tantos puerros, en huerta se entiende, es una forma más de darles puerta. Otra opción es hacer un pastel de puerros con salsa de piquillo.
Ensalada sencilla y no por eso menos rica, en la cual es importante utilizar puerros más o menos del mismo grosor para que se cuezan todos por igual.



ingredientes
puerros
agua
sal
pimiento verde
pimiento rojo
cebolleta
remolacha cocida










elaboración
Limpiamos bien los puerros, les hacemos unos cortes a lo largo para quitarles la tierra que puedan tener, sólo nos quedamos con la parte más blanca, con el resto para hacer un puré, caldo... 
Troceamos el pimiento verde, la cebolleta, el pimiento rojo y la remolacha (esta no la juntamos con el resto para que no nos destiña).

Ponemos a hervir agua con sal y cuando esté, ponemos los puerros. Tardarán en cocerse unos 15-20 minutos dependiendo del grosor, no los tapamos para que no se ennegrezcan, antes de sacarlos comprobamos que están cocidos de igual manera que hacemos con otras verduras, los pinchamos con la punta de un cuchillo y si los pasa sin problema los tenemos listos, entonces los sacamos, escurrimos y dejamos enfriar. 

Los colocamos en el plato donde los vamos a servir y los cubrimos con las verduras picadas y la vinagreta.






Para hacer la vinagreta 
1 parte de vinagre
3 partes de aceite
pimienta
sal

En un bol o en un frasco, ponemos un poco de sal, un toque de pimienta y el vinagre y cuando se hayan disuelto, añadimos el aceite y batimos hasta que la mezcla emulsione.





Los puerros frescos se pueden congelar, primero hay que limpiarlos bien y  dejarlos secar. Según el uso que queramos darles podemos guardarlos bien enteros o picados. Los ponemos en bolsas destinadas a ello y los metemos en el congelador hasta el momento de utilizar, no hay que descongelarlos para su utilización.

18 abr. 2011

revuelto de ajos tiernos



Un revuelto muy rico, para algunos quizás tenga un sabor un poco fuerte, a nosotros nos gusta y más siendo con ajetes de casa, como veis en las fotos de la tierra directos al plato, es una pena que los huevos los tengamos que comprar... pero todo se andará.


ingredientes         
2 huevos
125 g de ajetes
queso rallado
aceite
sal                                           









elaboración

Limpiamos bien los tallos de los ajetes, quitando las raices y eliminando la primera capa, los pasamos por agua y los troceamos.
En una sartén con aceite los rehogamos a fuego lento, hasta que estén tiernos procurando que no se doren demasiado. Los dejamos escurrir y reservamos.
Batimos los huevos, no demasiado, deben quedar gelatinosos, no líquidos y con espuma, se les añade un poco de queso y sal. 

Ponemos a calentar la sartén con un poco, muy poco aceite y cuando esté caliente, a fuego suave añadimos los huevos batidos y los ajetes, no paramos de remover hasta que cuajen para que no se peguen, deben quedar cremosos. Retiramos la sartén del fuego y servimos el revuelto inmediatamente para que no siga haciéndose. El hacerlos más o menos irá al gusto del consumidor pero como más rico está es poco hecho.




Hoy los he hecho en la sartén, pues el tiempo apremia, más por la noche y entre semana, pero se pueden cuajar poniendo los ingredientes al baño María y removiendo igual que en la sartén.
Para acompañar unos panes fritos o tostados. En lugar de queso podemos poner gambas, jamón, gulas, setas...




16 abr. 2011

fideuá con verduras



Normalmente cuando preparo fideuá hago plato único y a la verdura añado una pechuga de pollo bien troceada y salteada y 250 g de fideos, pero el domingo el segundo plato estaba previsto, y había que completar el menú con algo, pregunté a los crios que les apetecía y claro, pidieron fideuá. Así que a echar mano de la verdura que en ese momento había en la nevera, menos mal que suelo estar bien surtida, al menos para salir del paso y resolver el plato en un santiamén.



ingredientes 
1 cebolleta
1 puerro 
1 zanahoria 
6 champiñones 
1 pimiento verde pequeño 
guisantes un buen puñado 
un trozo de calabacín 
2 dientes de ajo 
un trozo de pimiento rojo 
150 g de fideuá 
caldo de pollo o carne 
aceite y sal






elaboración
Todas las verduras las tenemos que picar finamente. Los guisantes que uso son congelados, por lo que los pongo a cocer en agua hirviendo con sal, los escurro y reservo. En una cazuela con aceite ponemos a pochar la cebolleta y el ajo, a los que vamos añadiendo el resto de verduras, salvo los champiñones y el calabacín que los ponemos una vez que el resto esté hecho.


En una sartén con un poco de aceite ponemos los fideos para fideuá a tostar a fuego lento, removiendo a menudo hasta que estén doraditos. Hay que tener cuidado que se queman fácilmente.
Una vez tostados los añadimos a las verduras, mezclamos bien, añadimos el caldo caliente hasta cubrir, si no tenemos caldo pues agua con un trozo de pastilla de caldo o simplemente agua y dejamos cocinar a fuego suave durante 12 minutos, el caldo se tiene que evaporar, prácticamente tiene que quedar seco, pero ojo, que quede el plato jugoso.
Como veis en las fotos para decorar los platos he usado unos nidos de patata, 
que había hecho para de las gallinas... los huevos.
Es importante tostar los fideos para que, además de quedar dorados, no se pasen después con la cocción.


14 abr. 2011

empanadillas rellenas de hummus


Los garbanzos, son una legumbre que utilizamos mucho en nuestra cocina sobre todo en forma de potajes, pero otras culturas también los consumen de una manera algo diferente. 
El hummus es un plato a base de puré de garbanzos con zumo de limón, pasta de tahina (yo sesamo tostado) y aceite de oliva, pero al que se le puede añadir comino, ajos, o pimentón.
Este puré se suele servir extendido en un plato y frío aliñado con aceite y pimentón, se suele acompañar con pan de pita para untar, aunque esto se puede sustituir por pan tostado o biscotes. Es perfecto para acompañar verduras crudas. Hoy en lugar de tomarlo a la forma tradicional, he preparado unas empanadillas rellenas con esta crema.




ingredientes 

200 gr de garbanzos cocidos
zumo de 1 limón
1 cucharadita de sesamo tostado
2 cucharadas de aceite de oliva
1 diente de ajo
obleas de empanadillas

elaboración
Para hacer el hummus, he utilizado garbanzos de bote, los he lavado, escurrido bien y los he pelado. 
Los trituramos junto con el sesamo, el ajo, hasta conseguir una mezcla homogenea y espesa pero si nos queda muy espesa, podemos añadir unas cucharadas de caldo o de agua. A esto incorporamos el zumo de limón y el aceite. Si lo comemos tal cual pues lo colocamos en un bol, hacemos un poco pozo y lo aliñamos con un poco de aceite y un poco pimentón. Acompañándolo con pan de pita tostado o como he comentado antes con biscotes o pan tostado.
Pero esta vez lo vamos a comer en el relleno de unas empanadillas, para ello extendemos las obleas de empanadillas y colocamos relleno en el centro, las cerramos las sellamos con ayuda de un tenedor y las freímos en aceite caliente. Las dejamos escurrir y listas.









12 abr. 2011

de las gallinas...los huevos


Son cosas que damos por sabidas, pero que siempre es bueno recordar.
El huevo, es un alimento habitual y básico de nuestra alimentación, el cual no debe faltar en nuestra cocina, nos pueden solucionar cualquier imprevisto. Se utiliza en un sinfin de preparaciones, es económico, siendo el ingrediente principal de muchos platos, tanto dulces como salados y un complemento imprescindible en otros debido a sus propiedades aglutinantes (flanes, pudines...).

Es importante utilizar huevos frescos y de buena calidad, para saber si un huevo es fresco, hay diferentes técnicas:
 Una de ellas es ponerlo en un cazo y cubrirlo de agua con sal, si se va al fondo tenemos todas las garantías de que es fresco. Si se levanta un poco, no es fresco, pero lo podemos consumir, pero si flota entre medio o se va a la superficie, directamente lo tiramos.
 Otra técnica consiste en mirarlo al trasluz y observar la burbuja de aire, que está en su parte más ancha, cuanto más pequeña sea esta burbuja, más fresco es; a medida que el huevo envejece, esta burbuja aumenta y por esta razón, al sacudirlo «chasquea», que sería otra manera de conocer la frescura, si es fresco no se debe oir ningún ruido.

 Una vez abierto a simple vista la clara de un huevo fresco es densa, con la yema bien centrada en la clara y abombada.
















A la hora de comprar huevos hay que comprobar que estén enteros, la fecha de envasado, de caducidad y el tamaño (según el uso que les queramos dar).Nos vamos a encontrar huevos de diferentes tamaños:
XL super grandes, mas de 73 g
L grandes, 63-73 g
M medianos 53-63 g
S pequeños menos de 53 g

 El color de la cáscara no tiene nada que ver con la calidad del huevo, va en relación con la raza y la alimentación que han recibido las gallinas, escribo gallinas pues son los huevos que más consumimos.
 Si cogemos un huevo, veremos que en la cascara lleva una serie de digitos, recordamos lo que quieren decir:
Lo primero que vemos es un número que nos indica el tipo de cria, este puede ser 0-1-2-3.
Si el primer número es 0 indica que proviene de gallinas ecológicas, si se trata del número 1 son gallinas camperas, si es el 2 son criadas en suelo pero no en exterior y si es el 3 es que son criadas en jaulas.
Seguido de este número van dos letras que nos indican el pais europeo de donde proceden los huevos.
El resto de números es el codigo de la explotación ganadera; los dos primeros indican la provincia, los otros tres siguientes el municipio y el resto la granja de donde proceden.















El huevo es uno de los pocos alimentos que no contiene carbohidratos, es muy nutritivo, rico en grasa, contiene una proporción considerable de excelente proteína, y buenas cantidades de calcio, hierro, vitaminas A y D, además de tiamina y riboflavina.
Los huevos tienen como desventaja nutricional un contenido muy alto de colesterol que se encuentra en la yema, pero esto sólo debe preocupar a las personas que tengan niveles altos de colesterol en sangre.
Por su alto valor nutritivo su consumo es adecuado en épocas de crecimiento, durante el embarazo, la lactancia y en ancianos (aportan colina, sustancia necesaria para el sistema nervioso). S
on más digeribles pasados por agua.
Hay gente que no los tolera, por ser alérgicos, por tener alguna afección hepática... 




Debido a que la cáscara es porosa, es permeable al paso de ciertos microorganismos patógenos (salmonela) y a olores, por lo que no conviene comprarlos si tienen la cáscara rota o están pegados al envase, la cáscara intacta es garantía de seguridad.
No deben cascarse en el mismo plato donde se van a batir, y cuando separemos la yema de la clara no ayudarse de la cáscara. Al guardarlos no ponerlos junto con alimentos que se estropean fácilmente o que tengan un olor demasiado intenso.
Es mejor no lavarlos y si hay que hacerlo no ponerlos debajo del chorro y lavarlos en el momento de utilizar, para ello basta con usar un paño húmedo con agua pues el chorro descubre los poros de la cáscara y favorece la entrada a nuevos gérmenes.
Los huevos se mantienen frescos aproximadamente hasta unos 28 días tras su puesta, siempre que se mantengan refrigerados.
La forma de colocarlos es en posición vertical, con el extremo más puntiagudo hacia abajo y el más plano hacia arriba (donde está la burbuja de aire).

Los huevos se pueden congelar enteros, (sin cáscara y batidos), al igual que las yemas que también tienen que batirse antes de congelar. Las claras se pueden congelar sin problema, sin necesidad de hacerles nada y después utilizarse como si fuera fresca.  
Con huevo pueden hacerse multitud de platos. La tortilla es una buena forma de utilización de estos, la podemos preparar sola o con algún otro ingrediente, ademas los podemos preparar duros, pasados por agua, escalfados, a la placha, fritos, en revuelto, en forma de flanes...
















Me direís de nuevo que todo esto lo tenemos super aprobado, pero siempre hay gente que empieza en esto de la cocina y le puede ser útil, por ejemplo a mis hijos cuando les llegue la hora de meterse entre sartenes... si es que se meten.

Huevos duros 
Se cuecen los huevos en agua fría con sal, 10 minutos a partir del momento que empieza a hervir el agua, mejor si primero los ponemos en el cazo y después los cubrimos con agua para evitar que se rompan al caer. El hervor tiene que ser continuo y suave. Se refrescan bajo el grifo para detener la cocción.
Puede pasar que no se pelen bien y se rompan con facilidad, es señal de que hemos puesto poca sal. Y si los dejamos cocer demasiado tiempo, la yema suele ponerse verdosa, así que mejor si respetamos los tiempos.
Una vez pelados se pueden preparar solos, acompañados de alguna salsa, en vinagreta o formando parte de otra receta, ensaladas, rellenos, como decoración...

Huevos pasados por agua
Así son mas digeribles, para prepararlos se pone agua con sal a hervir en un cazo. Se echan los huevos con mucho cuidado para no romperlos (nos podemos ayudar de una cuchara) y los cocemos durante tres minutos (a mí me enseñaron que lo que duraba un padre nuestro) contando desde que rompa de nuevo a hervir el agua. Un truco para que no se rompan al meterlos en el agua hirviendo es pincharlos con un alfiler.

Huevos escalfados 
Lo mejor es utilizar huevos muy frescos. Ponemos un recipiente al fuego con agua y un buen chorretón de vinagre (nada de sal). Cuando veamos que ha alcanzado un hervor suave, casi imperceptible, vamos echando los huevos, uno a uno, previamente cascados en una taza. Con ayuda de una espumadera vamos volteándolos para que la yema quede envuelta, los sacamos tras un minuto de hervor y los refrescamos en un recipiente lleno de agua para detener la cocción y así quitar el sabor a vinagre. Se recortan los bordes y se utilizan según la receta que vayamos a hacer.

En revuelto 
Batimos los huevos, no demasiado, deben quedar gelatinosos y no líquidos y con espuma, se les añade un poco de sal y una cucharada de nata o leche por huevo. Si no tenemos tiempo los hacemos en una sartén con un poco de aceite y a fuego moderado moviéndolos de manera continua. Pero si hay tiempo es mejor ponerlos en un recipiente al baño maría, sin parar de moverlos. Deben quedar cremosos, hay que tener en cuenta que los huevos siguen cociendo una vez retirados del fuego, por lo que hay que retirarlos siempre bien babosos de la sartén y pasarlos a la fuente de servir para que queden bien jugosos. Se pueden hacer revueltos con casi cualquier ingrediente, con un poco de imaginación puedes hacer un plato de primera, de ajetes, de puerros...

En tortilla francesa 
La tortilla es una buena forma de utilizarlos, la podemos preparar sola o con algún otro ingrediente. Mi truco para que no se peguen las tortillas, es utilizar siempre la misma sartén y sólo para tortillas.
Con un poco de práctica, es muy fácil hacerla. Los huevos hay que batirlos muy poco, deben quedar gelatinosos y no líquidos y con espuma, les añadimos un poco de sal. Ponemos a calentar una sartén antiadherente con un poco de aceite, cuando esté caliente echamos la mezcla, dejamos reposar un momento y movemos el centro con un tenedor, dejamos cuajar a fuego no muy fuerte, cuando vemos que la tortilla se suelta, la empezamos a doblar y la sacamos.

En tortilla española 
O sea la tortilla de patata de toda la vida, a la que podemos añadir cebolla. Si quereis ver como la hago aquí está la tortilla de patata.

Huevos fritos 
Como con la tortilla, la práctica es básica. Cascamos el huevo y lo ponemos en una taza, hasta coger práctica es mejor hacerlo así, pero también podemos echar el huevo directamente a la sartén. Se pone a calentar abundante aceite en una sartén, mejor si es pequeña y cuando empiece a humear, se añade el huevo, acercando la taza a la sartén y no tirándolo de muy arriba. Se va rociando la clara con el aceite para que los bordes queden dorados y la yema quede sin cuajar y si ya nos salen "puntillas" sería...
Para que a la hora de sacar el huevo no se pegue a la espumadera, antes de que esta toque nada, es necesario que la metamos en el aceite caliente.