26 dic. 2010

pastel de puerros y langostinos


Y por si os habéis quedado con hambre estos días, aquí tenéis una propuesta ligerita. Este pastel se puede presentar como pincho o como un entrante templado, de ambas formas está buenísimo...


ingredientes 
para el pastel 
6 puerros medianos 
150 g de langostinos pelados
3 huevos tamaño "L"
250 ml de nata
aceite
sal
para la crema de pimientos 

pimientos del piquillo
harina
leche
sal y aceite
cebolla 










elaboración
Lo primero, limpiamos bien los puerros, les hacemos unos cortes longitudinales en la parte superior y bajo el chorro de agua les retiramos bien la tierra, retiramos la parte verde, al final nos tiene que quedar unos 300 gr de puerros. 
Vamos preparando el molde para el horno (mejor si se elije uno que sea bajo) lo untamos con mantequilla y ponemos un poco de papel de horno para facilitar el desmoldado.
Partimos los puerros en pequeño y los ponemos a pochar en una sartén con un poco de aceite y sal, no dejamos que tomen color. Cuando los tengamos hechos los escurrimos bien, y en el mismo aceite salteamos los langostinos picados y los escurrimos también.
En un bol batimos los huevos, echamos un poco de sal e incorporamos los puerros, todo ello lo batimos un poco con la batidora, para que quede más suave y así los trozos de puerro quedan más disimulados (pero si se quiere se puede dejar sin batir) a esta mezcla añadimos los langostinos y la nata.
Todo ello lo echamos al molde e introducimos al horno al baño maría durante 45 minutos o hasta que comprobemos que el interior está cuajado.
Dejamos reposar el pastel unos minutos antes de desmoldarlo y lo cortamos en porciones y las servimos acompañadas con mahonesa o con una crema de pimientos del piquillo o de una crema de langostinos o con una crema de calabaza o espinacas. También se puede acompañar de una ensalada.
Para variar esta receta podemos sustituir los langostinos por mejillones picados, por gambas, por vieiras o por pescado.

Para preparar la crema de piquillos, preparamos una besamel clarita, y a la que vamos añadiendo pimientos del piquillo salteados, la cantidad dependerá del tamaño de estos y del sabor a pimiento que más nos guste. También podemos sustituir la besamel por nata.

Si la opción es preparar crema de langostinos, aprovechamos las cabezas y cáscaras que hemos quitado para hacer el pastel, las salteamosen un poco de aceite como si fuéramos hacerlas a la plancha, cuando hayan cogido color, echamos agua (250 ml) y lo dejamos cocer unos minutos. Lo trituramos y pasamos bien por un colador. Reservamos.
Pochamos un poco de cebolla y cuando ésta coja un poco color añadimos un poco de harina, que rehogaremos bien para que no sepa a crudo. Vamos echando poco a poco, sin dejar de remover, el caldo que hemos hecho con los restos de los langostinos y para clarificarla, si es necesario, podemos añadir más caldo.
A la hora de la presentación, ponemos un poco de crema y sobre ella un trozo de pastel y unos langostinos, luego cada uno verá sus gustos... los pinchos como veis hemos seguido los mismos pasos sobre una rebanada de pan.


1 comentario: